Las primeras cuestiones básicas

Antes de seguir adelante con tu idea de hacerte Corredor de Seguros o de crear tu propia Correduría de Seguros, y en base al profundo conocimiento que tenemos del mercado asegurador y del colectivo y negocio de los Corredores y Corredurías actualmente, te aconsejamos que reflexiones sobre estas 5 cuestiones básicas que te planteamos a continuación y que a la vista de las respuestas que tú mismo des a ellas, decidas seguir adelante o no con tu proyecto.

 

No obstante, si tienes dudas acerca de tu caso concreto, puedes contactar con nosotros exponiéndonos tu caso particular y te orientaremos con nuestro consejo y reflexión para que te pueda servir de ayuda en tu decisión para que la decisión que tomes sea la correcta y no te equivoques.

¿Por qué quiero ser Corredor de Seguros?

 

Normalmente quién se plantea ser Corredor o crear su propia Correduria es porque ya ha tenido algún contacto anterior, aunque pequeño que sea, con el mundo de los seguros.

 

Como decíamos en la Bienvenida, aunque en la mayoría de los casos son agentes de seguros que quieren dar un paso adelante, empleados o directivos de entidades aseguradoras o de entidades bancarias, empleados de corredurias o hijos y familiares de corredores, los que más dan el paso de hacerse corredores o de montar su propia correduría, no son los únicos y hoy en día se puede llegar a esta profesión desde otros sectores y actividades muy diferentes.

 

Ahora bien, sea cual sea tu caso y el motivo por el que has decidido hacerte Corredor de Seguros, debes tener en cuenta que el colectivo de Corredores y Corredurías de Seguros es, sin duda, uno de los más profesionales y serios que hay, debiendo tener presente que si decides formar parte de él, deberás actuar en todo momento con total sujección a las Leyes, con honorabilidad y profesionalidad, utilizando buenas prácticas y siendo ejemplo de seriedad y respeto ante tus colegas, ante las instituciones que te van a supervisar y sobre todo, ante el cliente, para así contribuir a dignificar esta profesión a la que tanto queremos los que nos venimos dedicando a ella.

 

Como conclusión, toma la decisión e inicia esta actividad con el objetivo de que "va a ser para siempre", aunque los inicios sean complicados. Si no estás seguro de ello o sí "sólo quieres probar a ver si funciona" o si crees que vas estar "de paso" solo unos años, nuestro consejo es que te hagas agente de alguna compañía o colaborador de alguna correduría antes que hacerte Corredor o de montar tu propia Correduría.

¿Tengo experiencia en Seguros?

 

Lo ideal es que a esta pregunta respondas con un "SÍ".

 

En ese caso, tienes ya algo ganado de cara a tu autorización ya que un proyecto de alta nueva aportando experiencia y conocimiento del mundo del seguro es muy importante y bien valorado tanto por el Organísmo Supervisor como por las compañías de seguros que deben apoyarte en tu proyecto antes y después de tener la debida autorización.

 

Por el contrario, en caso de que tu respuesta haya sido "NO", porque no conozcas el mundo del seguro, ni los productos, ni puedas aportar algo de experiencia por pequeña que sea, como empleado en una entidad aseguradora, como agente de seguros o por haber colaborado como empleado o auxiliar en alguna Correduría, no es un impedimiento para que lleves a cabo tu proyecto pero debo decirte que va ser muy difícil y complicado para tí arracar esta actividad.

 

Y ello porque el Seguro es una actividad compleja y muy técnica, no solo en sus productos, sino en las particularidades de la venta -que se hace desde la base del asesoramiento al cliente y la transparencia- y sobre todo en la gestión y tramitación de los siniestros de los clientes.

 

Por ello, si tu respuesta a esta pregunta ha sido "NO", mi consejo es que, aunque incluso ya tengas el Título de Mediador A, estés unos años antes (dos o tres es suficiente) como Agente de Seguros con alguna Compañía o colaborando como "Colaborador" (Auxiliar) de alguna Correduría o Corredor individual y asó cogerás la experiencia y conocimientos que te servirán de base sólida para arrancar con éxito después de ese plazo de tiempo y que van a complementar perfectamente la base teórica que ya tienes, salvo que respondas afirmativamente a la siguiente pregunta.

¿Tengo una base de clientes, una cartera o cuento con una fuente de generación de clientes?

 

Esta pregunta es muy importante, hasta el punto de que si contestas "SI" puede ser la base decisiva para que lleves adelante tu proyecto, incluso, hasta en el caso de que hayas contestado "NO" a la pregunta anterior.

 

Y es que contar con una base de clientes inicial -lo que en seguros se conoce como "cartera"- es fundamental y asegura casi al 100% tener un arranque exitoso. Además, este aspecto es también muy bien valorado por el Organismo Supervisor y, por supuesto por las entidades aseguradoras.

 

Si tu "cartera" de clientes la has generado anteriormente porque eres o has sido agente de alguna compañía, deberás tener en cuenta que entonces esa cartera realmente es de la compañía. Los contactos son tuyos, sí, pero el derecho de cobro de sus pólizas a futuro es de la Compañía. Eso no quiere decir que no puedas sentarte a negociar con la compañía para que que puedas seguir gestionándo esa cartera de clientes una vez te hagas corredor; siempre es esto más aconsejable y trasparente a que te quedes con esa cartera canalizando el pase masivo a otra compañia a su vencimiento; eso no es propio de un corredor.

 

Si negocias con la compañía con la que tienes la cartera, deberás reflejar todos los detalles de la misma en el Plan de Negocio que deberás presentar ante la DGSFP en el expediente de tu solicitud de alta relacionando los datos de los tomadores, los vencimientos, los importes de primas, los tipos de seguros...

 

Ahora bien, puede que -como ocurre en muchos casos- no tengas una "cartera" como tal, pero en cambio tengas algo que vale tanto o más que una cartera, esto es, el acceso a una base de clientes de otro negocio paralelo que ya existe o bien vayas a situar tu nuevo negocio de corredor o correduria "dentro" de otro negocio que genera una permanente afluencia de clientes. Es decir, "no tienes los peces, pero tienes la red, la caña, la barca y estás situado en el sitio adecuado porque es un sitio donde siempre pasan peces".

 

Para ello, si ti proyecto de Corredor o Correduría va "de la mano" con un negocio ya en funcionamiento que genere clientes es muy importante. Hay negocios que son especialmente idóneos y afines al de Corredor/Correduría, estos son principalmente: Gestorías Administrativas, Despachos de Abogados, Asesorías Fiscales o Contables, Administraciónes de Fincas, Agencias Inmobiliarias, API's, Asesorías Financieras, ESI's, ... es decir, cualquier negocio que ya tenga su base de clientes actual creada y/o que genere una afluencia de clientes a los que les puedas vincular con una buena estrategia de "venta cruzada", productos también de seguros.

 

Puedes tener esta "fuente de clientes" bien porque tu mismo (o tu familia) ya tenga alguno de esos negocios que te he comentado o bien porque tu proyecto se base en asociarte con quién ya lo tiene (Esto es muy habitual, tú pones el Título de Corredor y el Know How en Seguros y tu socio pone el negocio que genera clientes, como una Gestoría, una Asesoría...).

 

Ahora bien, no es necesario que este otro negocuio paralelo sea socio del tuyo. Basta con que tu proyecto se fundamente en llevarlo desde el inicio como "Colaborador" (Auxiliar) tuyo.

 

Si es de una u otra manera, enhorabuena porque eso es una garantía de iniciar con éxito tu negocio y es algo que ayuda mucho en la aprobación de tu expediente de solicitud ante la DGSFP.

¿Tengo experiencia como empresario, administrador, gestor o dirigiendo una línea de negocio o cuenta de resultados anteriormente?

 

Como ya hemos indicado, debes tener en cuenta que si comienzas una actividad como corredor de seguros o vas a crear una socieddad de correduría, esto es una actividad pura de emprendimiento y por tanto vas a dar el paso a ser empresario, bien individual o bien a través de una empresa, y esto es algo muy serio.

 

Por ello, no solo es que sea aconsejable que tengas conocimientos básicos, experiencia y habilidades de gestión, dirección y administración, por pequeñas que sean, sino que la propia DGSFP así lo determina en la nueva redacción que le ha dada al artículo 27 de la Ley de Mediación de Seguros con la publicación en Julio de 2015 del texto de LOSSEAR (Que entra en vigor el 01/01/2016) al decir:

 

Los apartados 1.c), 1.g) y 2 del artículo 27 de la LM quedan redactados como sigue: «1.c) En las sociedades de correduría de seguros, al menos, la mitad de los administradores deberán disponer de experiencia adecuada para ejercer funciones de administración.»

 

Pero para el caso de los Corredores Individuales se les presume también estos conocimientos. Por ello, si no los tienes, deberás adquirirlo y formarte aunque sea de manera básica en estas habilidades de gestión y administración, no necesariamente antes de iniciar tu proyecto, pero sí el algún momento.

 

¿Cuento con una base mínima de solvencia financiera que me permita aguantar durante una fase inicial con pocos ingresos?

 

Esta pregunta no es propia solamente de quién se va hacer Corredor o de quién va a montar una Correduría, sino que es general y común a todo aquél que algún día se plantea inciar una actividad empresarial por cuenta propia.

 

La de Corredor no requiere una inversión inicial importante, todo lo contrario, pero sí al menos unos gastos iniciales mínimos y lógicos como tu Seguridad Social y tu nómina o ingreso personal, las herramientas con las que cuentes (Ordenador,Teléfono, ADSL, ...), el alquiler de una oficina o despacho -aunque esto no es necesario porque puedes empezar en tu propio dimicilio- (ver sección "Preguntas Frecuentes"), gasto de material de oficina, gasto de material de márketing (Tarjetas, folletos, banner, web...), gasto de formación..., a los que debes añadir gastos de empleados o de colaboradores si este es el modelo que has elegido para empezar.

 

Por ello, y aunque cobrarás la comisión correspondiente a las pólizas que formalices y tramites durante un mes concreto, en los primeros días del siguiente mes, debes tener en cuenta que los primeros meses se presupone que irás haciendo pocas pólizas y poco a poco irás aumentando el nivel de producción y por tanro, de ingresos, siendo bajos al inicio.

 

Por ello, como se esta reflexión explica por sí sola, nada más que decir al respecto pues cada uno sabe cuál es su caso.

Preguntas Frecuentes

Accede aquí

Queremos Ayudarte

Accede aquí

¿Quiénes Somos?

Accede aquí

Casos de éxito

Accede aquí

NEWCORRED

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© W2B Servicios Auxiliares de Gestión, S.L.